© Penn Graphics
Explorar el Périgord,

Tierra de majestuosos castillos

¡Périgord es sinónimo de visita ineludible a sus castillos!

En familia o con amigos, pertréchese con su cámara de fotos y retroceda en el tiempo visitando estas majestuosas obras maestras testigos del pasado.

Les Chateaux de la vallée de la Dordogne Les Chateaux de la vallée de la Dordogne Les Chateaux de la vallée de la Dordogne

Descubrir los castillos del Périgord,

guardianes de la región

Se dice que habría 1001 castillos en Périgord.

Lo crea o no, en cualquier caso, es imposible llegar al Périgord sin visitar estas maravillas de los viejos tiempos. Encaramados en una roca, guardianes de los ríos Dordoña y Vézère,

¡los castillos de Périgord son tesoros del patrimonio que no puede dejar de conocer!

Volver sobre las huellas de la historia

visitando los castillos de Périgord

Durante su visita a los castillos del Périgord, los guías locales le revelarán los secretos de esta región que habría visto florecer estas fortalezas desde la lucha contra la herejía cátara, pasando por la guerra de los Cien años y hasta las guerras de religión. En total, ¡300 años de conflictos!

De entre todos, ¡es la Guerra de los Cien Años la que habría marcado más la región! Para comprender mejor su historia, es necesario regresar a 1337, cuando Aliénor d’Aquitaine se casa con el heredero de la corona inglesa Henry II Plantagenêt, y se entrega una parte del Périgord a los ingleses. El río Dordoña entonces simboliza la frontera entre los dos reinos enemigos. El Castillo de Beynac en el lado francés se alzaba frente a la fortaleza inglesa de Castelnaud… ¡Imagine la escena!

Si pasa frente al Castillo de Marqueyssac , tenga en cuenta que fue construido por el señor de Beynac como un puesto avanzado para vigilar a su rival. Sin lugar a dudas, el señor de Castlenaud responde construyendo el Castillo de Fayrac. Para poner fin al conflicto en la región, habrá que esperar a la Batalla de Castillon en el siglo XV. ¡Una historia fascinante que los niños deben conocer!


Observar la arquitectura que da testimonio del pasado

Si la Guerra de los Cien Años marcó el Périgord, los guías le explicarán que los siglos siguientes habrían transformado la arquitectura y la apariencia de las fortalezas: los cerramientos se agrandan, los muros se vuelven más gruesos y las torres cuadradas se vuelven circulares.

Para ver un buen ejemplo, el Castillo de Puymartin que se abrió añadiendo ventanas. ¡Amantes de la historia y la arquitectura, prepárense, porque en cada fortaleza hay un espectáculo garantizado!

Nuestras sugerencias